Organización de Eventos Vigo


Marketing experiencial, elemento diferenciador para eventos

Publicado por el 12/09/2019.

Comparte en tus redes sociales...

marketing experiencial para empresas en Vigo Galicia

Hace tiempo que las marcas ya no deberían invertir sus esfuerzos creativos ni económicos en hacer únicamente marketing para productos. El marketing experiencial ha ganado la batalla a la publicidad convencional y las marcas que no lo sepan aprovechar se quedarán atrás.

El marketing experiencial puede aplicase en diferentes momentos, desde la experiencia del usuario en el momento de la compra del producto, lo que dinamiza e incentiva a la venta, a la experiencia del usuario en el momento del uso del producto, lo que hace que repita la compra. Además, existe otro escenario donde podemos aplicar este marketing: los eventos.

El marketing experiencial para eventos es una herramienta accesible para pequeñas, medianas y grandes empresas. No se trata de estrategias costosas ni altamente complejas, se trata de saber llegar al público de la marca y para eso, hay que estudiarlo y crear un perfil de “buyer persona”, que no es más que otra cosa que una representación ficticia de cuál es el cliente final o potencial de una marca basándose en datos sobre gustos, comportamientos, posición social etc.

Los eventos con marketing experiencial para empresas se basan en la filosofía de la compañía, buscan transmitir sus valores y ser transparentes con su público. Posicionan al cliente en el centro de la acción en lugar de centrarse únicamente en la venta y promoción de producto. Esto se consigue haciendo que el cliente viva toda una experiencia con la marca compre o no el producto. ¿Qué se consigue? Con eventos únicos y diferentes que aporten experiencias inolvidables y originales al público conseguiremos mejorar el “Brand awareness” que no es otra cosa que el reconocimiento de marca. Este reconocimiento de marca o posicionamiento en la mente del consumidor puede darse de forma natural a través del marketing emocional o experiencial en eventos o de forma más prescriptiva a través de los embajadores de marca (personas con un alto grado de influencia en la sociedad), que no son más que clientes satisfechos con la experiencia de una marca por lo que han decidido compartirla con sus fieles seguidores.

En la organización de ferias o la asistencia a ferias por parte de una marca la construcción de stand es uno de los factores más relevantes a la hora de conseguir una buena experiencia de marca. Las empresas de marketing y publicidad hacen acopio de su creatividad para que cada stand sea una experiencia en sí misma. Hablamos de arquitecturas efímeras que sepan transmitir la filosofía de la marca y generar satisfacción en el público.

Es complicado establecer tipos de eventos con marketing experiencial ya que aunque se parta de unas premisas comunes (que abajo os explicaremos) cada marca tiene sus objetivos y su propia naturaleza e intentar copiarles sería perder la esencia de lo que es el marketing experiencial.

marketing experiencial para marcas

¿Cómo generar experiencias únicas y crear eventos que se recuerdan para siempre?

  • Los sentimientos: Se trata de que a través de las emociones y de los estímulos se despierten determinados sentimientos del consumidor hacia la marca.
  • Los pensamientos: Hacer pensar a un cliente es entrar dentro de su pensamiento y que construya sus propios juicios.
  • Las sensaciones: A través de los sentidos (vista, oído, olfato, tacto y gusto) se puede hacer que el consumidor relacione la marca con alguno de estos y su consiguiente diferenciación.
  • Las relaciones: Ya no solo buscar generar una relación con la marca, sino conseguir que el cliente se relacione con otros usuarios, con su familia o amigos gracias a la compañía.
  • Las llamadas a la acción: Es hacer que el público realice acciones que intervengan en su relación y comunicación con la marca.

En conclusión, en la organización de eventos personalizados, donde prima la experiencia de marca, se apuesta por lo cualitativo frente a lo cuantitativo. No importa el cuanto, sino el cómo. Ya no importa solo cuántos clientes tenemos, sino qué piensan y sienten esos clientes hacia la marca. Se busca el famoso engagement y es que las marcas ya no venden productos, han pasado a vender una filosofía de vida y para ello, tienen que cambiar su forma de comunicar y de relacionarse con su, ya ahora, comunidad.